domingo, julio 12, 2009

Las Cuatro Torres (Madrid Skyline 3)

... Casi todo aquel día caminó sin acontecerle cosa que de contar fuese, de lo cual se desesperaba, porque quisiera topar luego luego con quien hacer experiencia del valor de su fuerte brazo. Autores hay que dicen que la primera aventura que le avino fue la del Puerto Lápice; otros dicen que la de los molinos de viento; pero, lo que yo he podido averiguar en este caso, y lo que he hallado escrito en los Anales de la Mancha, es que él anduvo todo aquel día, y, al anochecer, su rocín y él se hallaron cansados y muertos de hambre; y que, mirando a todas partes por ver si descubriría algún castillo o alguna majada de pastores donde recogerse y adonde pudiese remediar su mucha hambre y necesidad, vio, no lejos del camino por donde iba, una venta, que fue como si viera una estrella que, no a los portales, sino a los alcázares de su redención le encaminaba. Diose priesa a caminar, y llegó a ella a tiempo que anochecía.

Estaban acaso a la puerta dos mujeres mozas, destas que llaman del partido, las cuales iban a Sevilla con unos arrieros que en la venta aquella noche acertaron a hacer jornada; y, como a nuestro aventurero todo cuanto pensaba, veía o imaginaba le parecía ser hecho y pasar al modo de lo que había leído, luego que vio la venta, se le representó que era un castillo con sus cuatro torres y chapiteles de luciente plata, sin faltarle su puente levadiza y honda cava, con todos aquellos adherentes que semejantes castillos se pintan. (...) y así, con estraño contento, llegó a la venta y a las damas, las cuales, como vieron venir un hombre de aquella suerte, armado y con lanza y adarga, llenas de miedo, se iban a entrar en la venta; pero don Quijote, coligiendo por su huida su miedo, alzándose la visera de papelón y descubriendo su seco y polvoroso rostro, con gentil talante y voz reposada, les dijo:

-No fuyan las vuestras mercedes ni teman desaguisado alguno; ca a la orden de caballería que profeso non toca ni atañe facerle a ninguno, cuanto más a tan altas doncellas como vuestras presencias demuestran.


Miguel de Cervantes Saavedra
El ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha - Primera Parte: Capítulo II
Que trata de la primera salida que de su tierra hizo el ingenioso don Quijote

Visto en: llegando a Madrid desde Barajas

BSO: Bright Lights, Big City - Taj Mahal en el Montreux Jazz Festival (imprescindible)



Contenido extra:
  • Otro par de vistas de las cuatro torres un poco más tarde [ 1 y 2 ]
  • De como no es la primera vez que alucino con las cuatro torres [ 1 y 2 ]

5 comentarios:

  1. Parece que te gustan, ja, ja.
    Buenas fotos.

    ResponderEliminar
  2. Te encandilan las torres siempre que vas de barajas a Madrid.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. QUe diseño tan currado de blog... comodo y facil de leer pero sin perder el buen gusto¡¡¡

    Descubri tu blog por casualidad, si quieres pasarte por el mio a escuchar mi programa de radio te estare agradecido:
    republica libertaria de las tortugas

    ResponderEliminar
  4. A mí también me gustan estas torres que reciben cuando se aterriza en la capital. Las he visto hace poco y con parecida luz...

    ResponderEliminar
  5. Me gusta esa foto, cuatro gigantes otean la ciudad. Imponentes con ese cielo :)

    ResponderEliminar