domingo, abril 10, 2011

el trabajo de gigantes y lo más invencible de todas las cosas


... El tercer procedimiento para extraer el oro supera al trabajo de los gigantes...

... Las montañas son minadas a lo largo de una gran extensión mediante galerías hechas a la luz de las lámparas. Su misma duración sirve para medir los turnos y por muchos meses no se ve la luz del día. A esta manera de sacar el oro se le llama "arrugias", y súbitamente se suelen aparecer grietas por las que se hunde la tierra, y cubre a los trabajadores, dejándolos allí sepultados, de forma que ahora ya parece mucho menos temerario buscar en lo profundo del mar las perlas y corales, de lo peligroso que hemos hecho las tierras...

... en esta clase de minería, se dejan arcos a intervalos frecuentes para soportar el peso de la montaña que hay encima. En la minería, tanto de pozo como de galería, se encuentran barreras de pedernal que deben ser atravesadas con la ayuda de fuego y vinagre; o más frecuentemente, debido a que esos métodos llenan las galerías de humo y vapores asfixiantes, ser partidos en trozos con artefactos golpeadores calzados con piezas de hierro de cientocincuenta libras. Los fragmentos son sacados a hombros de los trabajadores, noche y día, cada hombre pasandoselos al siguiente en la oscuridad, siendo solo aquellos que están a la salida de la mina los que alguna vez ven la luz. En los casos en los que la barrera de pedernal aparenta ser demasiado ancha para ser penetrada, los mineros excavan siguiendola hasta poder rodearla. Perse a todo, el trabajo ocasionado por este pedernal se asume que es relativamente fácil  porque hay un terreno-  una clase de arcilla de alfarero mezclada con grava, llamada "gangadia"- que es casi imposible de superar. Este terreno debe ser atacado con cuñas de hierro y martillos como los que antes se han mencionado, y generalmente se considera que no existe nada más invencible - excepto, claro, la avaricia por el oro, que es lo más invencible de todas las cosas.

Cuando estas operaciones se han completado, cortan los pilares de madera en el punto donde sujetan el techo: se anuncia el derrumbe y el vigía colocado en la cima de la montaña es el único que se da cuenta de él. En consecuencia, da órdenes con gritos y con gestos para avisar a los trabajadores y, a la vez, él mismo baja volando. La montaña resquebrajada se derrumba por sí misma a lo lejos, con un estruendo que no puede ser imaginado por la mente humana y de entre una nuble de polvo, de una densidad increíble, los mineros victoriosos contemplan  esta caída de la Naturaleza. Ni siquiera entonces están seguros de que haya oro, ni siquiera lo estaban cuando empezaron a excavar, que sea suficiente para soportar tamaños peligros e incurrir en semejante gasto o para alimentar la esperanza de que ellos obtendrán lo que tan ansiosamente desean...

...Otra labor, bastante parecida a esta, y que supone incluso un mayor gasto, es la de traer los ríos desde las alturas montañosas mas elevadas, desde una distancia a veces de cien millas, con el propósito de lavar estos escombros...  ...la caída debe ser muy pendiente para que el agua más que fluir, se precipite; y es por esto que se trae desde los puntos más elevados. Entonces los valles y quebraduras del terreno son franquedas por canales sobre puentes. En otras partes se demuelen rocas infranqueables y, una vez cavadas, se hacen en ellas asiento para tuberías de maderas huecas. Aquel que las pica está colgado con sogas, de suerte que el que lo vé desde lejos piensa se trate de alguna feroz especie de aves. Éstos, en su mayor parte colgando en el aire, nivelan, fijan y señalan las líneas para el camino, de tal forma que sin existir lugar donde puedan fijar las plantas de sus pies, los rios son trazados por la mano del hombre. 

Cuando el agua ha llegado al punto de caída, en la cima de la montaña, se cavan depósitos de un par de cientos de pies en ancho y largo y unos diez pies de profundidad. En estos depositos, normalmente, se dejan cinco compuertas de unos tres pies cuadrados, de forma que cuando el deposito esté lleno, las compuertas sean derribadas y el torrente arranque con un grado de violencia que arrastre cualquier fragmento de roca que pudiera obstruir su paso.

Cuando las aguas han llegado al nivel bajo hay aún otro trabajo que las espera. Zanjas - conocidas como "agogæ" son cavadas para el paso del agua y estas a intervalos regulares tienen en el fondo una capa de ulex (¿toxo?, ¿carqueixa?). Este Ulex es una planta como el romero en apariencia, áspera y espinosa, y bien adaptada para detener cualquier pedazo de oro que viniera arrastrado...  ... La tierra, arrastrada por el flujo, llega al mar al fin, y asi la montaña destrozada es lavada y arrastrada; por esta causa se han  extendido las costas de Hispania, por esta invasión desde las profundidades. Es también por medio de canales de este tipo que el material, excavado con el coste de la labor inmensa antes descrita,  es lavado y arrastrado lejos para evitar que los pozos sean pronto ahogados por él...
 Plinio el Viejo
Naturalis Historia  XXXIII 21


7 comentarios:

  1. Por un momento pensé que era el Gran Cañón...

    ResponderEliminar
  2. Por lo que leo siempre hay un libro.

    ResponderEliminar
  3. Un sitio que hace años tengo la intención de visitar, pero aun no he encontrado el momento.
    Algún día será.

    ResponderEliminar
  4. Sí, impresiona pasear por las Médulas. A veces se escucha el grito agónico de los que murieron ahogados sin saber para qué, como bien dice Plinio.

    ResponderEliminar
  5. El proceso de "ruina montium" es impresionante. Aunque lo que más me impresionó fue oir a unos... cómo diría yo... no lo voy a decir; a unos que estaban detrás de mi que iban diciendo que "los romanos qué poco ecologistas eran, fijaté cómo lo dejaron todo, ¡osea...!"
    En fin, un sitio impresionante lleno de castaños cuyas hojas vienen muy bien para oxear las enormes cantidades de moscas que había a finales de agosto. ¡Qué de ellas!
    Salu2

    ResponderEliminar
  6. Las he visitado en una ocasión y me parecía una tarea de gigantes. También he estado cerca de los montes Aquilianos desde donde traían el agua para horadar la tierra. ¿Cuántas vidas se perdieron en busca del oro que a veces ni lo encontraban?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Contemplar las Médulas te hace empequeñecer.

    Besucos.

    ResponderEliminar