lunes, abril 13, 2009

El Juego de la Guerra Preventiva (I)

Hace unas semanas Moisés trató en su blog el "dilema del prisionero" en una discusión sobre el Altruismo y Egoísmo. En los comentarios apunté que el famoso dilema, origen de la teoría de juegos, se podía aplicar también al concepto de "guerra preventiva". Anderea me pidió que abundara en ese concepto, y, como uno es tardón pero cumplidor, usaré este y los siguientes posts para ello. Tenga presente el lector que, como aquí es costumbre, quedará el rigor para sitios más eruditos y prevalecerá el ánimo de una discusión distendida de sobremesa...

Ahora me limitaré, casi transcribiendo lo que se dice aquí, a repasar el dilema del prisionero, cuya enunciación clásica es:
La policía arresta a dos sospechosos. No hay pruebas suficientes para condenarlos. Se les separa y se les ofrece a cada uno el siguiente trato:
- Si él confiesa y su cómplice no, el primero será liberado y el segundo condenado a diez años.
- Si él calla y el cómplice confiesa, el primero recibirá esa pena y será el cómplice quien salga libre.
- Si ambos permanecen callados, solo se les podrá imputar un delito menor y ambos serán condenados a seis meses.
- Si ambos confiesan, serán encerrados durante seis años.

Todo ello puede resumirse como:


A confiesa A calla
B confiesa Ambos son condenados a 6 años. B sale libre; A es condenado a 10 años
B calla B es condenado a 10 años; A sale libre Ambos son condenados a 6 meses.

Los prisioneros tienen dos opciones: cooperar con su cómplice y permanecer callado, o traicionar a su cómplice y confesar. El resultado de cada elección depende de la elección del cómplice pero ninguno conoce qué ha elegido hacer el otro. Incluso si pudiesen hablar entre sí, no podrían estar seguros de confiar mutuamente.

Si uno espera que el cómplice escoja cooperar con él y permanecer en silencio, la opción óptima para el primero sería confesar, lo que significaría que sería liberado inmediatamente, mientras el cómplice tendrá que cumplir una condena de 10 años. Si espera que su cómplice decida confesar, la mejor opción es confesar también, ya que al menos no recibirá la condena completa de 10 años, y sólo tendrá que esperar 6, al igual que el cómplice. Si, sin embargo, ambos decidiesen cooperar y permanecer en silencio, ambos serían liberados en sólo 6 meses.

Confesar es una estrategia dominante para ambos jugadores. Sea cual sea la elección del otro jugador, pueden reducir siempre su sentencia confesando. Por desgracia para los prisioneros, esto conduce a un resultado regular, en el que ambos confiesan y ambos reciben largas condenas. Aquí se encuentra el punto clave del dilema. El resultado de las interacciones individuales produce un resultado que no es óptimo. En otras palabras, el resultado en el cual ambos detenidos confiesan domina al resultado en el cual los dos eligen no confesar.

Si se razona desde la perspectiva del interés óptimo del grupo (de los dos prisioneros), el resultado correcto sería que ambos cooperasen, ya que esto reduciría el tiempo total de condena del grupo a un total de un año. Cualquier otra decisión sería peor para ambos si se consideran conjuntamente (10 o 12 años). A pesar de ello, si siguen sus propios intereses egoístas, cada uno de los dos prisioneros recibirá una sentencia dura.

Pese a la tentación de confesar, ya que será la condena individual y no la conjunta la que preocupará al prisionero, existen mecanismos que permiten la existencia del resultado cooperativo: Que el que traiciona sepa que su comportamiento pueda ser castigado, en las siguientes ocasiones en las que se de el dilema o mediante algún otro "mecanismo." (el prisionero traicionado tiene "amigos" fuera deseando "recompensar" al liberado por su traición).

[continuará]

Para leer más y mejor: No se pierdan esto, esto, esto y lo de más allá (de alguien que si sabe y sabe contarlo)

BSO: Folsom Prison Blues - Johnny Cash & Highwaymen

14 comentarios:

  1. Sin quitarle mérito al Mairena argentino, yo creo que tú lo has explicado muy bien.

    ¿Encontrar la mejor solución tendrá que ver con ser inteligente, tener buenos principios, ser un buen estratega, superar el marco que nos dan en el problema, conocer bien a nuestro enemigo o tener una mínima culturilla general (lo digo por el caso del músico que viajaba en el tren y que Mairena lo narra para partirse de la risa, la verdad)? ¿O... con nada de todo esto y tener unos "buenos amigos" fuera del contexto y un buen servicio de marketing?

    En fin, que espero encantada y con gran interés el próximo post.

    Gracias, Amio.

    ph dohjud pxfkr txh vhdv xq krpeuh gh sdodeud. hvr wh krqud.

    ResponderEliminar
  2. Con todas estas paradojas ¿cómo es posible que unos niñatos estén jugando con la policía?

    ResponderEliminar
  3. Pues esperare a la próxima para ver si hay pruebas, porque con esto de la falta de pruebas uno mete la pata seguro.

    Interesante, mucho

    ResponderEliminar
  4. Tome usted mi querido amigo, ya veras que el amigo Teddy Bautista anda por detras.Asi que paganini nos queda.

    http://www.libertaddigital.com/internet/gonzalez-sinde-tambien-quiere-ordenar-internet-1276356197/

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Lo confieso, yo no he sido, ha sido Amio, de verdad de la buena.

    Que se lo pregunten a Eulogio u Opaito que estaban conmigo.

    Buen post.

    Saludos Cordiales.

    ResponderEliminar
  6. ¡¡ uff !! yo sin estar mi abogado delante no digo ni pio.

    ResponderEliminar
  7. pues no tarde mucho en poner la segunda parte¡¡¡
    muy buena entrada con excelentes referencias.
    Gracias por citarme...
    saludos Amio

    ResponderEliminar
  8. @Anderea: todo es siempre mucho más complejo de lo que aparenta, y en estos asuntos caminamos en un campo ceniciento entre la lógica, la ética, la estética y la matemática.

    Espero no defraudar tus espectativas.

    or glfkr... wdugrq shur fxpsolgru

    ResponderEliminar
  9. @Eulogio: En muchos países (y creo que el nuestro es uno de ellos) están prohibidos estos tratos a detenidos que tan familiares se nos hacen de las peliculas americanas..

    ResponderEliminar
  10. @ opaíto senovilla y manolo... no me vengáis con coartadas fáciles que tengo una foto del día de autos...

    ResponderEliminar
  11. @Pericles: pues verás alguno más inquietante todavía...

    @moises: el gusto es mío y la culpa es tuya ;-)

    ResponderEliminar
  12. Pura y dura psicología.
    Para una peli se podría titular...Acorralado.

    ResponderEliminar