jueves, noviembre 27, 2008

El sabor del café.

Parece que en las próximas semanas, tendré que viajar al menos a tres países (ya os lo iré contando).

Cuando vienen estas épocas en las que cuerpo, alma y maleta deben salir a recorrer caminos y aeropuertos, no puedo evitar, un punto agridulce en el que se mezcla la pasión por llegar a nuevos lugares con la pereza de abandonar los territorios conocidos.

El otro día mi estimada Doña Anderea me preguntaba que era "Hogar" para mi y no supe que contestarle. Solo acerté a balbucear sobre el teclado:
"¿Sabría usted explicarle a alguien que no conociera el café cual es su sabor? Sin embargo una vez probado lo reconocería en cualquier situación.

Eso me pasa a mi con el hogar... no se definirlo... pero lo reconozco siempre que lo encuentro.

Y también se que es muy distinto al concepto de casa o vivienda".
Hoy me topé con una cita de Plinio el Joven (¡ah! los clásicos) en la que hace la mejor definición posible:

"Hogar es donde habita el corazón."

Visto en: Casa de los Peces de A Coruña

BSO1: Can't find my way home - Blind Faith (en doble versión acústica y eléctrica)

BSO2: Take the long way home - Supertramp


14 comentarios:

  1. Bonita definición, si señor, aunque yo se una que siempre intente transmitir a mis hijos y que me enseñaron mis padres y es que el hogar es el sitio donde los afectos deben ser cultivados.

    Un abrazo y buen viaje amigo

    ResponderEliminar
  2. pues esa es muy buena también...si señor. Otro abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  3. "El tiempo en Pontemaceira corre más despacio. La cabeza se vacía y el corazón se llena."

    Hogar, corazón, afectos...

    Gracias por sus respuestas a mi pegunta, caballeros.

    Cúidese en sus viajes, estimado Don Amio.

    ResponderEliminar
  4. Me disculparás pero el hogar también es el lugar donde conservamos apegos malsanos, recuerdos esclavizantes y, lo peor de todo, el orondo y pesado ego.
    El cristal con que se mira, supongo...

    ResponderEliminar
  5. Supongo que no te coincidirá el viaje con las fiestas navideñas, es cuando más se entraña el hogar.
    Gracias Amio, por lo de la iniciativa.

    ResponderEliminar
  6. Acá también tienes un bonito hogar, los que te visitamos somos casi tu familia amigo.

    Saludos Cordiales y buenos viajes.

    ResponderEliminar
  7. Kikelin, de acuerdo y no. Habrá buenos y malos hogares, y hogares mediopensionistas, como dice Juan Nadie.

    ¿Dependerá de cuánto ventile uno su hogar? ¿De cómo se aborden los inevitables conflictos, tensiones...?

    Pienso, y quiero creer, que el cariño ayuda a abordar todos esos escollos de forma abierta, para ventilar, sanear el hogar, nuestras relaciones y a nosotros mismos.

    El hogar es el lugar del cariño, hacia uno o una misma, hacia quienes consideramos nuestra familia, nuestros amigos. El cariño que respeta, que alienta, que ayuda a descansar, a crecer... pero que no engaña.

    No sé. Escribo como si lo supiera con total certeza, pero no lo sé.

    ¿Qué te parece o qué os parece lo que he dicho?

    ResponderEliminar
  8. Tienes mucha razon Anderea, a mi me parece una opinion muy aproximada si no lo es totalmente a lo que es un hogar. Se pueden tener casas, se puede vivir en una casa o varias, pero hogar es distinto, una casa es algo que se puede tocar, que tiene muebles, cortinas... etc, pero un hogar, es distinto, un hogar no se toca, se huele, se siente, se respira, un hogar es algo abstracto, que se construye con principios, sentimientos, calor, alegrias, tristezas, llantos, sonrisas, esperanzas, ilusiones... Mi hogar es muy facil de trasladar, es mi familia :) lo demas es mi casa.

    Biquiños :)

    ResponderEliminar
  9. Gracias, Merce, por tu respuesta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Tu hablas de cariño, yo pienso en aceptación. En la aceptación de los seres queridos, con sus virtudes y defectos. Pero debo ser sincero: las fechas que vienen, a mi me superan.
    No se si vivo la Navidad o la sobrevivo.

    Tienes razón, quizás sea cuestión de ventilar el hogar. Un beso, Anderea.

    ResponderEliminar
  11. Lo que dices me suena "familiar". Reconozco la desesperación y la resignación que incluye mi variante de sobrevivir la Navidad.
    Sin embargo, hay veces que la disfruto mucho. Mi hijo de diez años ayer me decía que le gustaban estas "vacaciones de invierno" porque tienen magia. "Estás con las primas, nos reunimos muchos, hay chuchuburrunchu, te puedes quedar hasta tarde, comes todo lo que quieres, haces cosas diferentes, no hay que ir al cole, hay luz en las calles..." Al oirle, casi se me pasó mi habitual "ramalazo" crítico y me entraron ganas de vivir inconsciente y a tope las "vacaciones de invierno".

    Aceptación versus cariño. No sé. A mí me parece que el cariño lleva un plus de afecto, de buen afecto. Pero ¿qué más da? Me parece que lo importante es poder estar con esa persona o esas personas y estar agusto con ellas. A veces, un par de redieces son aceptables si pronto llega de nuevo el cariño.
    Si después el cariño no llegara, ni llegara la necesidad de arreglar los redieces y quedara sólo la aceptación del sentido del deber... No sé. Creo que entonces sí que sentiría una gran desesperación o al menos una gran desesperanza.

    Un beso para ti también, Kikelin. Gracias por tu respuesta.

    ResponderEliminar
  12. Amio, estos días estamos haciendo café en casa. Y huele tan bien.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar