jueves, marzo 31, 2011

la tumba del caballero


Yo fui el verdadero Teobaldo de Montagut, barón de Fortcastell. Noble o villano, señor o pechero, tú, cualquiera que seas, que te detienes un instante al borde de mi sepultura, cree en Dios como yo he creído y ruégale por mí.

Nobles aventureros que, puesta la lanza en la puja, caída la visera del casco y jinetes sobre un corcel poderoso, recorréis la tierra sin más patrimonio que vuestro nombre clarísimo y vuestra montante, buscando honra y prez en la profesión de las armas: si al atravesar el quebrado valle de Montagut os ha sorprendido en él la tormenta y la noche y habéis encontrado un refugio en las ruinas del monasterio que aun se ve en su fondo, oídme.

Pastores que seguéis con lento paso vuestras blancas ovejas, que pacen derramadas por las colinas y las llanuras; si al conducirlas al borde del transparente riachuelo que corre, forcejea y salta por entre los peñascos del valle de Montagut, en el rigor del verano y en una siesta de fuego, habéis encontrado la sombra y el reposo al pie de las derruidas arcadas del monasterio, cuyos musgosos pilares besan las ondas, oídme.

Niñas de las cercanas aldeas, lirios silvestres que crecéis felices al abrigo de vuestra humildad: si en la mañana del santo patrono de estos lugares, al bajar al valle de Montagut a coger tréboles y margaritas con que embellecer su retablo, venciendo el amor que os inspira el sombrío monasterio que se alza entre sus peñas, habéis penetrado en su claustro mudo y desierto para vagar entre sus abandonadas tumbas, a cuyos bordes crecen las margaritas más nobles y los jacintos más azules, oídme.

Tú, noble caballero, tal vez al resplandor de un relámpago; tú, pastor errante, calcinado por los rayos del sol; tú, en fin, hermosa niña, cubierta aún con gotas de rocío, semejantes a lágrimas: todos habréis visto en aquel santo lugar una tumba, una tumba humilde. Antes la componían una piedra tosca y una cruz de palo; la cruz ha desaparecido y sólo queda la piedra. En esa tumba, cuya inscripción es el mote de mi canto, reposa en paz el último varón de Fortcastell, Teobaldo de Montagut, del cual voy a referiros la peregrina historia ...
Creed en Dios - Cántiga Provenzal
de Gustavo Adolfo Bécquer


 Hoy acaba mi vida como caballero en el juego on-line Krynea siete meses y medio despues de que casi por azar entrara en el mismo.  El mundo 1 de esa aventura se acaba y comienza uno nuevo en el que no me reengancharé. 

Sirva este post como homenaje a los que algun momento fueron parte de la Alianza The Doors, a aquellos de otras alianzas, adversarios o no que siempore actuaron con nobleza dentro del juego, y muy muy especialmente a mis compañeros de correrías -algunos de ellos caídos ya hace tiempo- :  Humonga, Emacc, Magnvm, Horus, Arials, Lister, Comunica, HombredHojalata, Madruga, Kolam, Itorr, Maestro, ...

Levanto por última vez mi copa y brindo por todos esos buenos ratos pasados y deseando que podamos encontrarnos en un futuro en otros mundos...

Fotografía: Sepulcro de Fernán Pérez de Andrade "O Bóo", igrexa de San Francisco, Betanzos

lee más sobre la historia de esta iglesia aqui, aqui y aqui

BSO:  The English Ladye and the Knight - Loreena McKennitt -

10 comentarios:

  1. Ni siquiera vas a mirar un poquito para saber de que vaaaa???

    cinco minutitos nada mas... ;)

    ResponderEliminar
  2. no no no no no... ni cinco minutitos

    este ha sido mi primer juego de estrategia on-line y me lo he pasado muy bien. Pero la ocasion es perfecta para dejarlo... si entro 5 minutitos es como cuando alguien, antes de acostarse, va y abre la tarjeta de fotos para ehcar un ultimo vistazo ;P

    ResponderEliminar
  3. ¡Ah!... y la foto me encanta.

    ResponderEliminar
  4. Vamos Amio, regálale ese escudo a Logio que lo está deseando.

    Con ciertas cosas o te mantienes firme o cuesta resistirse ¿eh?

    Besucos.

    ResponderEliminar
  5. ¡Loor a la alianza The Doors!
    Que la lluvia borre toda huella de quienes no supieron defender su causa con honor...
    es hora del descanso para el guerrero.

    Pd. Qué foto y que sepulcro más bonitos.

    ResponderEliminar
  6. ¿El juego ese es tan adictivo como decís?
    A ver si va a ser como ponerse a fotografiar o, como dice Amio mirar por última vez las fotos almacenadas...
    Por cierto, magnífica la foto.
    Salu2

    ResponderEliminar
  7. No sé de que va la cosa, pero la narración de Bécquer me ha dejado alucinado.

    ResponderEliminar
  8. "`[...] tú, cualquiera que seas, que te detienes un instante al borde de mi sepultura, cree en Dios como yo he creído y ruégale por mí".

    Ruego a las estrellas que velen la muerte del caballero que tan bien defendió su blasón y su casa.

    ResponderEliminar
  9. Esa tumba, haciendo honor a mi patria, la de los rudos Andrade, amos y señores del señorío feudal donde tengo ancladas mis raices.

    Creo que Bécquer estuvo inmenso en esta cantiga.

    Y de Loreena ya ni hablamos, esa voz siempre me remite a esos orígenes celtas compartidos al otro lado del mar que nos separa y nos une a la vez.

    Precioso post. Un abrazo doble.

    ResponderEliminar